sábado, 29 de septiembre de 2007

DI-VERSOS. POR QUÉ NO SOY ANTIAMERICANO.


Extraña noche de insomnio que, extrañamente, acaba transformándose en 'noche americana'. Me levanto y a vuelapluma improviso lo que sigue.


¿Cómo se puede odiar a América?
América son las barbas de Whitman
Si es que Whitman tenía barba
América es el orgullo piel roja
En pie bajo el sol aniquilador
En 'Otoño Cheyenne'
James Cagney gritando:
'Look Mom I'm on the top of the world'
América es la soledad
De los santos bebedores
Y el sueño imposible de la desfrontera
América es un wobblie
Con botas de punta de acero
América es Josiah Warren
Sacco y Vanzetti
Thoreau perdido en los bosques de Massachusetts
Que exclama
'No paguéis vuestros impuestos'
'No creáis en sus mentiras'
América es la multitud que camina
Por las calles de Seattle
Anunciando la que se avecina
América felizmente
No acaba en Washington
Ni empieza en Washington
América no se acaba nunca
América es el saxo alto de Charlie Parker
El tenor de Dexter Gordon
Y tantas trompetas malheridas
vomitando sus notas beodas
en los garitos de Frisco o de NY City
o de New Orleans
América es Buk y Burroughs
Ferlinghetti y Ginsberg
'I saw the best brains of my generation...'
¿Te acuerdas?
América es Neal Cassady y Jack Kerouac
Persiguiendo a chicas de pelo oxigenado
Perdiéndose en 'negro corners'
Escribiendo jazz en papel del culo
América es todos aquellos que nos salvaron
Del tedio
De la idiotez de nuestros mayores
De la blanda delicadeza de la mala literatura
Lou Reed Joey Ramone Tom Waits Iggy Stiv Bators
América también es Martin Scorsese
Joseph L. Mankiewicz convertido en un barroco decadente
Y la cámara de Super 8 de Jonas Mekas
América es la América que dice NO
Como Europa es la Europa que dice NO
Y así sucesivamente
Yo nunca he estado
Creedme
En América
Pero
Joder
Es como si siempre hubiera estado allí


1 comentario:

José Luis dijo...

Menudo despertar. Lo comparto al 100 %